logo
La Ciudad del Libro te recomienda«»

Archivo mensual: Noviembre 2013

Por Arturo Seeber Bonorino

Garcia-Viño--y-el-honor-de-fondoConocí a Manolo García Viñó hace poco más de diez años, a través del escritor y editor Manuel Blanco Chivite, que me alcanzó un ejemplar de su libelo “La Fiera Literaria”. En tanto dejaba pasar sus páginas, me sentí cada vez más impresionado por la hondura crítica, matizada de excelente humor, con la que García Viñó y su equipo de redactores atacaba a uno de los más aberrantes fenómenos de la “España democrática”, lo que se ha dado en llamar “la industria cultural”.

-¿Cómo puede hacerse de la cultura una industria? -me comentó alguna vez-. ¿Es que se pueden escribir libros como se fabrican churros o bragas?

En efecto, luego de haber llegado como extranjero a España, influido por la idealización del Siglo de Oro, de los autores como Leopoldo Alas, Galdós, Valle-Inclán, Azorín, Ignacio Aldecoa, etc, esperaba hallarme ante un país celoso de su cultura, donde seguirían germinando los talentos, orgullosamente reconocidos por el pueblo, y en cambio me encontraba, arropados por la fama, autores que ni sabían ni saben siquiera escribir, como el triste caso de Javier Marías, o periodistas de grupos como el de Prisa llevados del artículo de periódico a la novela, como si tal transición fuese tan sencilla como la de agrandar la sopa agregándole agua.

Llevaba yo por entonces mi revista por Internet “Idos y Venidos” y me puse en contacto con él para solicitarle una entrevista, que gentilmente me concedió. Nos reunimos, recuerdo, en el bar del hotel Orense y, desde ese momento, nació entre nosotros una honda y afectuosa amistad. En la siguiente actualización, salió la entrevista, y en otras, tuve su autorización para publicar algunos artículos suyos.

Manuel-Garcia-Vino-con-su-ultimo-libro

El autor en mayo de este año con un ejemplar de “Jaramagos y otras flores amarillas” (El Garaje Ediciones, 2013), la última novela que escribió.

Sigue leyendo

20 de noviembre, día universal del niño.
Los niños, o los niños que fuimos, son parte principal de muchos de nuestros libros. En algunos casos parecen querer recordarnos qué es lo que NO hay que hacer, por que aunque los personajes crecen a veces se enquistan.

  • niña-MerineroLa niña que hacía llorar a la gente, de Carlos Pérez Merinero.
    Se conocieron hace un tiempo, pero llevan años, muchos años, sin verse. Ella fue niña prodigio del cine español de los sesenta, pero ahora ya no es ninguna niña. Él no fue niño prodigio, pero sí hijo de anarquista.El azar les unió hace años y de nuevo vuelve a hacerlo para conducirles a una pesadilla llena de realidad en la que los dos se verán las caras con otros niños.
    Niños que todavía no han pasado de ser eso, niños, y que no saben que su destino es seguir siéndolo para siempre porque nunca crecerán. Los van a matar, son niños muertos. Muertos como perros. Putos perros muertos, eso es lo que son, y nadie parece decidido a acudir para rescatarlos. ¿Salvarán sus vidas o…? Cuidado con los puntos suspensivos.

Parole, parole. Una infancia en Rentería, de Ion Arretxe.
parole-parole-una-infancia-en-renteriaSebas quería inventar algo que nos hiciese invisibles. Había visto una película del hombre invisible en la televisión, y se le había metido en la cabeza que tenía que inventar algo que nos hiciese tan invisibles como él. Cada día probábamos una fórmula nueva: Aspirinas que robaba en el botiquín de su casa mezcladas con un poco de vinagre y una hoja de laurel… Agua oxigenada con tintura de yodo y regalices de los rojos… Aguarrás con gaseosa y con esmalte de pintar uñas, y otros potingues por el estilo. […]Todos habíamos visto la película del hombre invisible, pero solamente a Sebas se le había ocurrido que podíamos convertirnos en invisibles nosotros también. Sigue leyendo

por Elisa Fleitas

En torno a un tórculo, han finalizado en Octubre los talleres de “Técnicas de grabado” en El Garaje.

Este “tórculo-máquina” ha sido el aglutinador de un grupo de personas y de una serie de actividades creativas, en este espacio dedicado a la cultura que es El Garaje. Decir que el tórculo fue el medio usado, durante siglos, por la imprenta antigua para la impresión y reproducción de imágenes y textos. Actualmente, sólo los podemos encontrar en talleres de grabado calcográfico y su uso ha quedado reducido a los artistas visuales para la estampación y seriación de obra gráfica.

Tórculo

En estos talleres de El Garaje, se han realizado diversas actividades relacionadas con las artes y la obra gráficas, concretamente se experimentó con las posibilidades técnicas, expresivas y creativas de la monotipia aplicándolo a temáticas como el retrato y el paisaje. Sigue leyendo

Tienda

VISITA NUESTRA TIENDA

ATENTOS A

  • Próximamente nuevas presentaciones.
AEC v1.0.4