logo
La Ciudad del Libro te recomienda«»

antonio-de-castro“Son unos relatos llenos de tensión y dramatismo. La violencia forma parte de nuestra vida y de nuestra relación con el entorno”

Entrevistamos a Antonio de Castro Cortizas (Santiago de Compostela, 1973), gallego afincado en Francia que acaba de publicar con El Garaje Ediciones su primer libro, una serie de relatos que lleva por título “Tiempo prestado”. Un autor que cuida su trabajo: prosa excelente, estructura perfecta de cada texto, un contenido que capta nuestro interés de inmediato.

P.-  ¿En qué genero se podrían encuadrar estos catorce relatos?

R.- No pertenecen a ningún género concreto. Hay algunos que se podrían considerar de aventuras por su ambientación marítima, otros son relatos de intriga con algo de serie negra, y también los hay que están protagonizados por niños o por adolescentes: estos tienen un tono más cotidiano, incluso más amable, pero la tensión y la incertidumbre son algunas de las características comunes a todos ellos.

P.-  Efectivamente son unos relatos llenos de tensión y dramatismo, y hay momentos de violencia en todos ellos independientemente de las edades de sus protagonistas.

R.- Desde muy pronto, la violencia, implícita o explícita, forma parte de nuestra vida y de nuestra relación con el entorno en el que nos desenvolvemos. Muchas veces la adaptación a ese entorno se produce de manera violenta. Por tanto, un relato de intriga en el que se narren las dificultades de un personaje para encajar en un determinado contexto ha de ser inevitablemente violento.

P.- Sin embargo, de vez en cuando también aparece el humor.

R.- El humor puede ser el reverso de esa violencia, casi una forma de sabiduría que nos ayuda a fortalecernos contra ella. La presencia del humor depende del enfoque que se le quiera dar a cada relato: la violencia y la tensión también están presentes en esos que son más humorísticos o de tono más amable, pero en ellos determinadas características (las situaciones en las que se ven envueltos los personajes, la distancia entre la edad del protagonista cuando vive esos hechos y su edad cuando los narra mucho tiempo después) permiten que la narración se pueda filtrar a través del humor. Además, el humor funciona también como contrapunto, para evitar caer en una acumulación de adversidades   que podría terminar resultando cansina o repetitiva.

P.- En algunos relatos hay un acercamiento a la realidad de nuestros días: directa o indirectamente se reflejan problemas como el maltrato femenino, el acoso escolar, los problemas laborales o la dificultad para encontrar trabajo.

R.- Evidentemente ninguno de los relatos tiene una intención sociológica, pero estando la mayoría de ellos ambientados en el momento actual es inevitable que reflejen muchas de esas cuestiones: de no ser así, resultarían unas narraciones totalmente vacías.

“El paisaje de Galicia forma parte de mí y lo mismo sucede con el barrio de París en el que viví hace años”

P.- En todos los relatos está muy presente el paisaje, ya sea rural o urbano. ¿Consideras que el entorno determina los comportamientos de los personajes?

R.- Yo diría más bien que el paisaje puede funcionar como reflejo de lo que los atribula, o como una proyección de los conflictos a los que tienen que hacer frente. Pero el paisaje, sobre todo el natural, también puede ser, sencillamente, un refugio, y además puede transmitir la sensación de que alguno de esos conflictos ha quedado finalmente resuelto. El paisaje de la zona de Galicia de la que soy oriundo forma parte de mí, es una parte de mi memoria, y lo mismo sucede con el barrio de París en el que viví hace años, al llegar a esta ciudad: a la hora de escribir un relato de ambientación parisina, no tuve más que describir calles que conozco bien y que asocio con momentos significativos de mi vida.

P.- También tiene gran importancia la música, en forma de canciones que suenan en determinados relatos, o de versos que introducen algunos de ellos. Otros llevan el título de alguna canción.

R.- No es algo premeditado, no se trataba de hacer que la música estuviera presente en todo el libro. Las canciones que suenan en situaciones concretas tienen una función descriptiva, son la música que sonaba en la época en la que el relato está ambientado, así que su presencia contribuye a hacer más cercano el recuerdo de esa época y a darle más densidad al retrato de la misma. En cuanto a los títulos de canciones y los versos iniciales, estos sirven para que el lector se haga una idea de posibles caminos que se le presentarán a medida que se vaya adentrando en la narración.

“Lo fundamental es que la voz narrativa resulte creíble”

P.- En todos los relatos son muy importantes los recuerdos, y algunos están escritos en primera persona, lo que les da un marcado tono autobiográfico.

R.- Que un relato esté escrito en primera persona no siempre quiere decir que narre hechos reales, o que esos hechos los haya vivido el propio autor: algunos de los que están escritos en tercera persona tienen más elementos autobiográficos que otros en los que el narrador parece evocar sus propios recuerdos, recuerdos que en ocasiones son totalmente ficticios. Lo fundamental es que la voz narrativa resulte creíble, y para eso la primera persona puede ser muy útil, especialmente cuando se narran vivencias de la infancia o de la adolescencia desde la perspectiva de un adulto que las evoca en una época de su vida totalmente diferente de aquéllas.

“Se acercan tiempos duros y mezquinos para todos”

P.- En tu blog, www.panameblues.blogspot.com, además de relatos del mismo estilo que los incluidos en el libro, hay otros de corte histórico que destacan por su dureza y su realismo. En esa línea, aunque esté ambientado en el presente, nos ha gustado mucho el último, un texto en dos partes sobre los recientes atentados de París.

R.- El estado de ánimo que se intenta transmitir en ese texto no es más que el de cualquier persona con una vida similar a la mía. De haberlo escrito hoy en vez de hace un mes, tendría que haber mencionado también la victoria del Frente Nacional en las elecciones regionales… En cuanto a las dos partes, una referente a Turquía y la otra a Francia, lo que sucede allí me resulta cercano porque mi mujer es kurda, nació en el este de ese país. Pero además, en este momento, para un europeo es inevitable sentirse asqueado por el vergonzoso doble juego de la Unión Europea con Tayyip Erdogan, un gobernante que encarcela a periodistas, hace de gendarme ante la llegada de emigrantes, maltrata con impunidad al pueblo kurdo y tiene una relación peligrosamente ambigua con el Estado Islámico. En fin, nada que no hayamos leído o vivido antes, pero se acercan tiempos duros y mezquinos para todos.

P.- En este momento confuso que algunos consideran ya de guerra, ¿la literatura puede funcionar como refugio, como arma, como forma de conocimiento?

R.- Eso siempre.

 

Ir a la tienda para la compra del libro

Tienda

VISITA NUESTRA TIENDA

ATENTOS A
  • Próximamente nuevas presentaciones.
AEC v1.0.4